Terapia con Ventosas

-          La terapia con ventosas consiste en la aplicación de las mismas sobre la piel. El tipo de ventosas que más se utiliza son las de cristal y las de plástico (con pistola de aspiración y válvula, a rosca o con pera).

      Los efectos terapéuticos de esta terapia se deben a la fuerza mecánica que ejerce sobre la piel al hacer el vacío. La piel es el órgano más grande y en ocasiones ciertas patologías pueden manifestarse a través de ella, así que es muy interesante trabajar sobre la piel para mejorar ciertas dolencias.

      Los efectos de la terapia con ventosas son: hiperemia local, mejora del metabolismo y de la circulación sanguínea, mejoría selectiva del Sistema Nervioso Central, efecto analgésico, limpia la sangre de toxinas, estimula el sistema nervioso periférico, libera adherencias del tejido conjuntivo, activa las defensas y relaja la musculatura.

      La terapia con ventosas tiene una infinidad de indicaciones y tiene muy buenos resultados en las siguientes patologías: lumbalgias, dorsalgias, cervicalgias, dolores musculares, cefaleas tensionales, mareos, dolores menstruales,  problemas circulatorios, estreñimiento, diarrea, cicatrices, artrosis, etc.


terapia con ventosas