Neurodinamia

    La movilización neuromeníngea es una técnica manual que consiste en valorar los nervios. Se utilizan una serie de pruebas para valorar el grado de irritación neural y por tanto el grado de afectación neural, así como, el lugar de la compresión. Básicamente son pruebas de estiramiento analítico del nervio correspondiente según su trayecto anatómico. A partir de aquí el tratamiento consiste en una movilización transversal y longitudinal del nervio.
Muchas veces nos encontramos con síntomas que no corresponden al sistema musculo-esquelético, circulatorio o visceral y que se producen como consecuencia de la compresión de un nervio periférico a lo largo de su recorrido, pudiendo provocar patologías tales como: ciáticas, cervicobraquialgias, síndrome del túnel carpiano, etc. El paso a través de las diferentes estructuras (músculos, huesos, articulaciones, fascias, piel…)  puede verse afectado por la patología de los tejidos circundantes, llegando a provocar daños en el nervio. En ocasiones estas patologías pueden tener un origen local pero otras veces puede ser debido al atrapamiento del nervio en algún lugar de su recorrido afectando a todas las estructuras que inerva, ya sean músculos, articulaciones, ligamentos, fascias, piel, órganos, vasos circulatorios o linfáticos. Es por esta razón que hay que explorar el nervio desde su origen hasta el final para encontrar el punto exacto donde se encuentra la disfunción.

neurodinamia