Fisioterapia en la Articulación temporomandibular y dolor orofacial

Se considera disfunción temporomandibular a los trastornos funcionales del aparato masticatorio, es decir, cualquier alteración a nivel de la articulación de la mandibula, la músculatura masticatoria, los huesos que componen la cavidad bucal y la relación de todos ellos con el cráneo y las cervicales. El mal funcionamiento de todo el aparato masticatorio puede desencadenar en un mal funcionamiento de la movilidad mandibular y como consecuencia en los peores casos un desgaste de la articulación.

La clínica que aparece en los pacientes es muy variada: cefaleas, dolor cervical, dolor en la mandibula, limitación en la apertura-cierre de la boca, dolor de oido, vértigos, acúfenos....

Las causas que pueden desencadenar una disfunción de la articulación temporomandibular son: maloclusiones dantarias, bruxismo, pérdidas de dientes, traumatismos, alteraciones de la mandibula...

La clínica que aparece en los pacientes es muy variada: cefaleas, dolor cervical, dolor en la mandibula, limitación en la apertura-cierre de la boca, dolor de oido, vértigos, acúfenos....

Las causas que pueden desencadenar una disfunción de la articulación temporomandibular son: maloclusiones dantarias, bruxismo, pérdidas de dientes, traumatismos, alteraciones de la mandibula...

¿Qé podemos hacer desde la fisioterapia?

La disfunción temporomandibular debe valorarse y tratarse de manera multidisciplinar interviniendo especialistas tales como: cirujano maxilofacial, odontólogos, fisioterapeutas, logopedas.

El fisioterapeuta es el encargado del tratamiento del sistema articular, muscular, capsular y ligamentoso, además de toda la esfera craneal y cervical. Las técnicas utilizadas son diveras: terapia manual, movilizaciones articulares, ejercicios, punción seca, electroterapia. Además también es de gran importancia el trabajo osteopático para tratar la movilidad de los huesos que componen el aparato masticatorio, asi como su relación con toda la esfera craneal y cervical.